Miedo a conducir

Miedo a conducir

¿Qué es la amaxofobia o fobia a conducir?


Se trata de un miedo a conducir que nos lleva evitar ponernos al volante, y en los casos más extremos, incluso la persona evita subir a un coche aunque conduzca otra persona.


Es una fobia que se estima que afecta a uno de cada tres conductores.

 

¿Cómo se manifiesta?

 

Palpitaciones, sudor frío, mareos, sensación de faltar el aire, intenso malestar, pensamientos catastrofistas, son algunos de los síntomas que sufren las personas con este problema. Todo esto ocasiona que la persona evite conducir, con lo que el miedo va en aumento con el tiempo.

 

 

¿Cuáles son sus causas?

 

Principalmente tres. 

 

1. Por un lado las personas que acaban de obtener el permiso y que cuando tratan de conducir solos se ponen tan nerviosos que lo dejan. 

 

2. Por otro lado, personas que están pasando por un momento de fuerte estrés en su vida, y que sufren un ataque de ansiedad mientras conducen, con lo que la actividad de conducir queda asociada al fuerte miedo que se suele sentir en un ataque de ansiedad. 

 

3. Y por último, también padecen esta fobia personas que han sufrido un accidente, y que cuando van a volver a conducir, el miedo a tener otro accidente les paraliza y evitan coger el volante. 

 

 

¿Puede superarse? 

 

Totalmente. La psicología cognitiva tiene procedimientos para superar el miedo a conducir que son de eficacia contrastada. Como todas las fobias, requieren algo de tiempo y constancia por parte de la persona, pero los beneficios merecen la pena. Si se es constante y con la ayuda profesional adecuada, la fobia a conducir se supera de una vez por todas en un periodo de entre tres y cuatro meses.