HIPNOSIS. Verdades y mentiras.

HIPNOSIS. Verdades y mentiras.

La visión que la mayoría de la gente tiene sobre la hipnosis está muy lejos de ser la real. Desgraciadamente, la imagen que en muchas ocasiones se da a la hipnosis es más cercana al mucho esotérico y paranormal que al punto de vista científico. ¿Qué es real y qué no lo es?¿Es algo peligroso? ¿Es un procedimiento mágico o esotérico o tiene fundamentación científica? Repasemos algunas de las ideas más extendidas sobre la hipnosis.

 

Programas de televisión, espectáculos en circos y teatros, charlatanes desaprensivos que fomentan una idea errónea de la hipnosis, etc, han contribuido a difundir falsas ideas y creencias erróneas sobre lo que es la hipnosis y los beneficios reales que esta técnica terapéutica pueden aportar.  Repasemos algunas de esas ideas. 

 

La hipnosis solo funciona con personas débiles y poco inteligentes. FALSO.

 

Esta idea falsa surge y se alimenta del uso que se da a la hipnosis como espectáculo. En realidad muchos estudios lo que sugieren es que las personas inteligentes son más “hipnotizables”. La inteligencia facilita el procedimiento, en lugar de entorpecerlo.

 

La hipnosis puede hacer que me quede “enganchado” y no despertar. FALSO.

 

Una persona bajo hipnosis no queda en un estado alterado de conciencia, en un “trance” o un estado “semi mágico”. La hipnosis no consiste en un estado mental diferente al normal del que no se pueda salir. Cualquier persona bajo hipnosis es capaz de dejar de estarlo en cualquier momento. 

 

Bajo hipnosis puede que cuenta cosas que no quiero contar o que haga cosas que no quiero hacer. FALSO.

 

Esta es una de las creencias falsas más extendidas y que más daño han hecho. La realidad es que nadie hace nada bajo hipnosis que no haría sin estar bajo hipnosis. No se puede obligar a nadie a hacer nada que no quiera hacer. 

 

¿Entonces, una persona hipnotizada puede mentir? Rotundamente SÍ.

 

Durante la sesión de hipnosis tenemos perfecto control de lo que decimos. 

 

En alguna ocasión ha pasado que viene una pareja a consulta porque ella o él quiere que hipnotice a su pareja para corroborar si le está siendo sincero o no. Cuando les informo de que hipnotizar en esto casos no sirve de nada, que una persona puede mentir igualmente estando hipnotizado, su sorpresa suele ser importante. 

 

 

Cuando te hipnotizan no recuerdas nada. Pierdes la conciencia. FALSO.

 

Estar hipnotizado no es estar dormido. Estar hipnotizado no es entrar en un trance semi mágico. Después de la hipnosis la persona recuerda perfectamente todo lo que ha dicho y lo que ha hecho.

 

 

La hipnosis es peligrosa. FALSO.

 

La hipnosis no es más peligrosa que cualquier técnica de relación o respiración. Siempre y cuando uno se ponga en manos de un profesional de la medicina o la psicología que conozca la técnica y la sepa aplicar, la hipnosis no supone ningún riesgo. Es una técnica muy potente en cuanto a resultados positivos y sin efectos secundarios. 

 

El hipnotizador posee un “don especial” que provoca la hipnosis. FALSO.

 

La hipnosis es una técnica que, como cualquier otra, se aprende y se practica. No hay nada de mágico en el hipnotizador. No existe ningún poder especial o energía invisible. Un médico o un psicólogo aplica lo que previamente ha aprendido y practicado.