La envidia y los envidiosos

La envidia y los envidiosos

Sentimos envidia cuando queremos algo que tiene otra persona, y además (y esta es la clave del asunto), nos sentimos incapaces de conseguirlo. Es decir, "te envidio porque quiero tener lo que tú tienes, pero yo no soy capaz de conseguir". ¿Existe realmente la "envidia sana"? ¿Por qué sentimos envidia? ¿Es algo normal, o se trata de un problema?

La envidia no sólo se siente por cosas materiales, también se siente porque envidio la forma de ser de otra persona, su seguridad, su simpatía, su capacidad para caer bien, etc. Un persona puede tener muchas posesiones materiales, un estatus social y económico elevado, pero sentir envidia de otra que, aunque económicamente menos afortunada, tiene capacidades personales deseables. Los cuentos infantiles están plagados de historias de este tipo.

 

¿Existe una "Envidia Sana", y una "Envidia Malsana"? Se podría decir que sí. Como he comentado, la clave de este sentimiento negativo que es la envidia está en que me siento incapaz de conseguir eso que deseo. En cambio, si yo me siento capaz de conseguir eso que el otro tiene y yo también quiero, en vez de "Envidia Malsana", lo que sentiré es motivación para lograrlo. A esta motivación a actuar y trabajar para lograr algo que quiero, es a lo que podríamos llamar "Envidia Sana". En cambio, la "Envidia Malsana" lo que provoca es resentimiento hacia los demás, y sentirnos frustrados con nosotros mismos, e inseguros de nuestras capacidades.

 

¿Cómo dejar de envidiar a los demás? 

 

Las personas que suelen sentir envidia de los demás han de hacer un esfuerzo consciente si quieren cambiar ese sentimiento tan negativo, por uno más adapatativo. Básicamente consiste en:

 

1. Hacer un ejercicio de sinceridad con uno mismo. Analizarse y reconocerse a sí mismo que es envidia lo que siente. Es decir "yo quiero lo que él - ella tiene"; "No me siento capaz de conseguirlo"; "y eso me provoca malestar".

 

2. Esforzarse en cambiar esa "Envidia Malsana", por una "Envidia Sana" o "Envidia adaptativa" ¿Cómo? Pues en vez de decirse a sí mismo cosas como "Es injusto que esa persona tenga eso que yo quiero y yo no", "el - ella no se lo merece...", etc, etc. Cambiar estos pensamientos por "¿Qué tengo que hacer para conseguir eso que quiero y no tengo? ¿Qué pasos debo dar, qué trabajo debo realizar, qué esfuerzo supone, obtener eso que envidio?" 

 

De esta forma estamos convirtiendo una emoción negativa que sólo nos puede provocar sufrimiento, en una emoción más positiva, ya que nos supone una motivación para actuar y mejorar. 

 

 

Lo que han dicho sobre la envidia: 

 

Napoleón "La envidia es una declaración de inferioridad"

 

Cicerón "Nadie que confía en si mismo envidia la virtud del otro”

 

Ovidio "En los campos ajenos la cosecha siempre parece más próspera"

 

Quizás te interese: "¿Es posible cambiar nuestra conducta?"