Celos patológicos ¿amor o inseguridad?

Celos patológicos ¿amor o inseguridad?

Muchas personas tienen la idea equivocada de que donde hay amor hay celos, y si no hay celos es que no me quieren. Esta idea provoca que muchas parejas jueguen a un juego peligroso, emocionalmente hablando, que consiste en provocar los celos de la pareja, y tomarlos como prueba de amor. "Para saber si me sigue queriendo voy a provocarle celos, y así lo sabré". Se trata de un grave error, y muy extendido.

 

Los celos son sentimientos que aparecen cuando nuestra autoestima no está bien.

 

Los celos no son una prueba de amor, son una prueba de inseguridad. Y no sólo se dan en las relaciones de pareja, también en amistades, el entorno laboral, etc. 

 

¿Por qué sentimos celos? Porque tenemos miedo a perder algo que tenemos. Básicamente esa es la razón. Tememos perder algo que consideramos nuestro, algo que consideramos de nuestra propiedad

 


 

 

Una persona celosa en el fondo lo que tiene es temor a no ser suficiente para que su pareja quiera estar a su lado, y esto le hará ver amenazas por todas partes. Para el celoso patológico todo el mundo es sospecho de querer quitarle lo que es suyo. ¿Y que hacemos cuando tememos que nos roben algo? Lo escondemos. Lo guardamos donde nadie lo vea y cerramos con llave. No le quitamos ojo de encima, es decir, controlamos lo que hace nuestra pareja, lo que dice, y a quién y cuándo se lo dice. Le prohibo cosas, le resto libertades. Lo que sea necesario para que no se vaya de mi lado. Cuanto más débil es la autoestima del celoso o celosa, más férreo es este control

 

Lo más triste es que este comportamiento no soluciona nada. No sirve para calmar al celoso patológico. Más bien al contrario. El miedo a que la pareja se vaya no acaba al tenerla sujeta, por que ¿como voy a estar seguro de que me quiere si soy yo quien le impide irse? Lo que aumenta la inseguridad, y se entra en un circulo vicioso y autodestructivo. Como tengo miedo a perderte, te amarro, lo que impide que pierda el miedo a perderte. Demoledor para la autoestima.

 

Los celos patológicos son una fuente de sufrimiento para quien los siente, y para sus parejas, llegando en ocasiones a afectar a toda la familia. Se trata de un problema que requiere de ayuda profesional, en el que trabajar la autoestima es una de los aspectos fundamentales.  Lamentablemente son pocas las personas con celos patológicos que piden ayuda profesional, y, cuando lo hacen, su disposición al tiempo y al esfuerzo que se necesita para superar este problema es baja. 

 

Si te consideras una persona celosa, si vives las relaciones con los demás desde el miedo a perderlas, mi recomendación sería que hagas autoanálisis de cómo te relacionas con los demás. Analiza tus miedos e inseguridades ¿Son racionales? ¿Son causados por amenazas reales? Si los celos son habituales en tus relaciones de pareja, no lo dudes, busca ayuda profesional. Vivirás mejor, y las personas a las que quieres también. 

 

Quizás te interese: Consulta por correo